MEGADESCUBRIMIENTO DE GAS NATURAL EN ARGENTINA

Diciembre 2010. La petrolera argentina YPF descubrió un gigantesco yacimiento de “gas natural no convencional”, que está atrapado entre rocas arcillosas en la Patagonia, Argentina, que podría reducir la dependencia de ese país de las importaciones del fluido, especialmente de Bolivia.
El Gobierno argentino fijará a seis dólares el millón de Unidad Térmica Británica (BTU, por su sigla en inglés) el precio del gas natural no convencional en boca de pozo para incentivar su extracción que es más costosa que la del fluido convencional por el que se abona menos de la mitad de ese valor, según La Nación.

El hallazgo supone reservas de gas natural por 257 TCF (billones de pies cúbicos), según un técnico de la empresa perforadora contratada para la exploración citado por el diario La Nación.

El yacimiento ubicado en la cuenca Loma de la Lata de la sureña provincia argentina de Neuquén (a unos 1.100 kilómetros de Buenos Aires), contaría con reservas estimadas para más de 50 años y permitiría sustituir las importaciones de gas, procedentes de Bolivia, precisó la agencia estatal Télam.

Argentina tiene reservas probadas de gas natural de 16 TCF, de acuerdo a una estimación de 2009 de la Administración de Información de Energía estadounidense (EIA), y la demanda ha crecido fuertemente en los últimos años por el robusto crecimiento económico.

La filial argentina YPF, en la que el grupo argentino Petersen, de la familia Eskenazi, tiene una participación del 15,4 por ciento, es la mayor productora de hidrocarburos del país sudamericano.

Loma de la Lata fue descubierta en 1997 y es el yacimiento gasífero más importante de Argentina. Neuquén se encuentra 1.400 kilómetros al sureste de Buenos Aires y es limítrofe con Chile.

El nuevo combustible, denominado shale gas, permite recuperar gas de unas capas rocosas, donde se sabía de la existencia de gas, pero que el costo de recuperación no lo hacía viable económicamente.
En Argentina explican que para desarrollar este mercado es necesario invertir cerca de US$ 1.000 millones, monto que permitiría una producción de 12 a 15 millones de metros cúbicos diarios. “Con buenos precios del gas natural se va a incentivar esta forma de exploración”, dicen fuentes del sector privado de ese país.

Para Araneda, el shale gas podría provocar una modificación de las políticas de comercialización de Bolivia y Perú. “A ellos les convendría diversificar mercados y de ir tomando posiciones antes de que el shale gas pueda cambiar drásticamente toda la estructura de comercialización”, dijo.

Source: lostiempos.com

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*