CUENCA TAMPICO-MISANTLA | MEXICO

La Cuenca Tampico-Misanda es una de las cuencas petroleras de Mexico y en ella se diferencian tres provincias productoras de petroleo: la cuenca, propiamente dicha, la Faja de Oro y el Paleocanal de Chicontepec.
Su producción acumulada desde principios de siglo, cuando se inició su explotación, es de 814 X 10^6 m3 (5119 X 106 bls) de crudo y 187 x 10^9 m3 (6604 X 10^9 pies3) de gas. En ella se conservan el 30% de las reservas nacionales.

La producción en el Paleocanal de Chicontepec proviene de terrígenos arenosos de edad terciaria. En la Faja de Oro, producen las calizas arrecifales y periarrecifales del Cretácico y en la cuenca, las facies calcareníticas y terrígenas del Jurásico Superior, además de las calizas fracturadas del Cretácico Inferior.

Los estudios geoquímicos indican que las rocas generadoras más importantes son las del Jurásico Supe-rior y, en segundo término, las del Aptiano y Turoniano.

Jurásico Superior
El contenido de carbono orgánico es superior al 1 % en el 57% de las 309 muestras analizadas de las formaciones Santiago, Tamán y Pimienta, del Oxfordiano, Kimmeridgiano y Tithoniano, respectivamente. El 40% de ellas presenta un potencial de generación(S2) superior a 2.5 mg/g. La Formación Santiago del Oxfordiano es una unidad con fuerte potencial, debido a que para aquel entonces la aún incipiente transgresión marina cubría sólo algunos restringidos depocentros en los que se acumulaban carbonates y arcillas bajo aguas someras de muy baja energía, propicias para la preservación de materia orgánica de buena calidad (I y II) , pero con aportaciones de materia orgánica continental (III) , por la cercanía de amplias áreas positivas circundantes.

Durante el Kimmeridgiano, la transgresión cubrió casi toda el área Tampico-Misanda, continuando la sedimentación de lodos calcáreo—arcillosos (Formación Tamán), adecuados para la conservación de materia orgánica, pero distribuidos solamente en el 50 % de la cuenca. Esta secuencia conserva aún cantidades importantes de carbono orgánico e hidrocarburos potenciales ( S2 ) .

Fue hasta el Tithoniano cuando la cuenca quedó completamente cubierta, con el predominio de ambientes tranquilos de mar abierto, en los cuales se depositaron carbonates y arcillas con materia orgánica marina (tipo II) que dieron origen a la Formación Pimienta, la cual presenta, actualmente, un potencial aunque sólo 6 superan los 2.5 mg/g de S2. Los estudios ópticos indican que contiene predominantemente kerógeno tipo II. Todo esto, permite definir a esta formación, aún inmadura, como potencialmente generadora de regular importancia, en la mayor parte de la Cuenca Tampico-Misantla.

Las mejores rocas generadoras corresponden a las calizas arcillosas y lutitas calcáreas del Jurásico Superior, las cuales se encuentran generalmente maduras.

Estudios indirectos indican que la generación se inició a partir del Eoceno y Oligoceno en las áreas
más profundas y/o calientes, mientras que en la mayor parte de la cuenca, la generación masiva ocurre durante el Mioceno, a pesar de lo corto de la pila sedimentaria (2 a 3 km), a causa del gradiente geotérmico relativamente alto que oscila entre los 25 y 30°C/km en la mayor parte de la cuenca.

Diversas correlaciones roca—aceite concuerdan en que las rocas que dieron origen a los aceites de esta cuenca corresponden, principalmente, alas formaciones Tamán y Pimienta del Kimmeridgiano y Tithoniano.

Aun cuando es importante la capacidad generadora de la Formación Santiago del Oxfordiano, su
distribución restringida permite considerar que estas rocas aportaron sólo cantidades limitadas de los hidrocarburos almacenados.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*